Cómo mantener una buena salud física y mental en la era digital

salud fisica y mental

La era digital ha traído grandes avances, pero también desafíos para nuestra salud física y mental. Pasamos mucho tiempo frente a pantallas, lo que puede provocar problemas como dolores de cabeza, insomnio, ansiedad, depresión y obesidad. Sin embargo, con buenos hábitos y rutinas, podemos contrarrestar estos efectos negativos. En este artículo exploraremos estrategias basadas en evidencia científica para cultivar una buena salud integral en el mundo moderno.

La importancia del ejercicio físico

El ejercicio regular es fundamental para una buena salud física y mental. Ayuda a prevenir enfermedades, mejora la forma física, reduce el estrés y la ansiedad, y eleva los sentimientos de bienestar. Se recomienda hacer 150 minutos de actividad aeróbica moderada a intensa por semana, como caminar rápido, correr, nadar o andar en bicicleta. También debemos incorporar 2 días por semana de entrenamiento de fuerza para trabajar todos los grupos musculares.

Otras actividades como yoga, pilates, baile y artes marciales también son muy beneficiosas. Lo importante es encontrar algo que disfrutemos y podamos mantener a largo plazo. Para contrarrestar los efectos del sedentarismo provocado por las pantallas, podemos programar recordatorios para levantarnos y caminar cada 30-60 minutos cuando estamos en la computadora o el celular.

La importancia de una buena nutrición para la salud física y mental

Llevar una alimentación balanceada y saludable es clave para sentirnos bien física y mentalmente. Debemos minimizar alimentos procesados, comida rápida, azúcares refinados y grasas no saludables que suelen provocar inflamación. En su lugar, enfoquémonos en alimentos integrales, frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables como pescado, nueces, semillas y aceite de oliva extra virgen.

Tomemos tiempo para cocinar en casa y comer sin distracciones electrónicas para digerir mejor los alimentos. Beber suficiente agua para mantenerse hidratado también es crucial. Y no nos olvidemos de moderar el consumo de cafeína y alcohol que pueden perturbar nuestro sueño y aumentar la ansiedad.

Cultivando hábitos de sueño saludables

Dormir bien es absolutamente esencial para nuestra salud física y mental. Se recomienda que los adultos duerman entre 7 y 9 horas por noche. Para conseguirlo, debemos tener una rutina regular de sueño y acostarnos siempre a la misma hora. Evitar la estimulación electrónica al menos 1 hora antes de acostarnos ayudará a conciliar el sueño más fácilmente.

Otras recomendaciones para mejorar la calidad del sueño incluyen hacer ejercicio durante el día, limitar las siestas a 30 minutos, usar la cama solo para dormir y tener relaciones sexuales, y crear un ambiente oscuro y tranquilo en la habitación. La privación crónica de sueño está relacionada con un mayor riesgo de problemas de salud como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas y la depresión.

Fomentando las relaciones sociales y la salud mental

Las interacciones sociales y las relaciones cercanas son vitales para nuestra felicidad y bienestar mental. Sin embargo, en esta era hiperconectada paradójicamente podemos sentirnos más aislados y solos. Por ello, es importante cultivar activamente nuestros vínculos sociales con actividades fuera de línea con amigos, familiares y nuestra comunidad.

También tenemos que poner límites saludables con la tecnología para estar realmente presentes con nuestras personas queridas, sin distracciones de por medio. Practicar la escucha activa, mantener contacto visual en las conversaciones y guardar los celulares durante las comidas con otros son buenos hábitos para fomentar cercanía.

Asimismo, actividades que generen sentido de pertenencia y propósito, como el voluntariado, nos ayudan a sentirnos más felices y plenos. Y siempre que sintamos Muchas veces, hablar con un profesional de salud física y mental también puede ser de gran ayuda.

Equilibrando el uso de la tecnología

No vamos a renunciar a la tecnología, pero sí podemos moderarla para minimizar sus aspectos nocivos. Lo primero es limitar el tiempo recreativo frente a las pantallas a no más de 2 horas al día para adultos y 1 hora para niños según la OMS.

Configurar alertas y bloqueos de uso excesivo en nuestros dispositivos puede ayudarnos a monitorear y controlar nuestra dieta digital. Y definir espacios y momentos 100% libres de tecnología, como durante las comidas o antes de dormir.

Cuando usamos computadoras y celulares con moderación y con un propósito específico, pueden ser una gran herramienta para el entretenimiento, el aprendizaje, la productividad y la conexión social. El objetivo es encontrar un balance saludable que nos permita estar presentes en el mundo real y beneficiarnos de lo mejor de la tecnología sin llegar a una adicción digital.

Cómo crear nuevos hábitos y rutinas

Sabemos que llevar una vida saludable requiere cambiar hábitos arraigados y crear mejores rutinas, algo que no es fácil. Por ello, los expertos recomiendan comenzar de a poco, cambiando un hábito por vez, y mantener la constancia. Trazarnos metas específicas y medibles para cada nuevo hábito también aumenta las probabilidades de éxito.

Por ejemplo, empezar con metas como caminar 30 minutos al día o comer 5 porciones de frutas y verduras diarias. Luego de un mes incorporando exitosamente el nuevo hábito, podemos pasar al siguiente como dormir 7 horas diarias o levantarnos de nuestra silla cada 45 minutos. Con paciencia y buena autogestión pronto estos pequeños cambios se convertirán en parte integral de nuestra vida cotidiana.

Y en momentos donde perdamos motivación o voluntad, buscar el apoyo de profesionales de salud física y mental, coaches, amigos y grupos de apoyo puede darnos el empujón extra para retomar rápidamente el camino. Gradualmente nuestra calidad de vida irá transformándose producto de todos estos nuevos hábitos saludables.

Llevar una vida plena y saludable en la era digital requiere de conciencia, moderación y un compromiso activo con buenos hábitos. Pero poniendo en práctica todos los consejos entregados en este artículo sin duda podremos contrarrestar los efectos nocivos de las tecnologías modernas. Y lo más importante es comenzar hoy, con pequeños pasos que finalmente se convertirán en un estilo de vida mucho más feliz y saludable.

¿Te ha resultado útil este post?

Sigue Leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir