¿Entrenar con agujetas? - Conoce todo lo que debes saber

entrenar agujetas

El dilema de las agujetas al momento de entrenar es un proceso importante en la organización y planificación de entrenamientos. Muchos creen que entrenar con agujetas es el camino para eliminarla, nada fuera de la realidad.

Lo ideal es un buen reposo o planificar entrenamientos pasivos, que ayude a que el músculo se recupere para volver a entrenar. En este artículo, dejaremos muy en claro cómo lidiar con este detalle, al final, es una causa del ejercicio.

¿Es bueno para la salud entrenar con agujetas?

Si eres de esas personas que entrenan por mantener su condición física y salud, el caso de las agujetas no sería un problema. Cualquier tipo de deporte o entrenamiento, lleva a que tu cuerpo sufra ciertos cambios, ya que pones a trabajar tu cuerpo.

Ahora bien, como cualquier cosa de la vida, el extremo puede conllevar resultados inesperados negativos, no importa que sea una actividad física, debes controlar todo lo que hagas.

La idea es centrarte en trabajar tu cuerpo y mejorar tu salud, evitando cualquier tipo de lesiones, estrés o fatiga.

Se observa como los nuevos, comienzan con una motivación fabulosa, por ejemplo, a la hora de entrar en un gimnasio inician con la motivación a tope. Luego mientras pasa las semanas, las agujetas de los primeros días se transforma en un cansancio insoportable que puede llevar a parar un día o dos.

De hecho, la sugerencia es comenzar entrenando tres veces por semana, descansando un día intermedio.

Las agujetas son un mecanismo de defensa del cuerpo, advirtiendo un sobreesfuerzo que no haces habitualmente. En el escenario de tener un tiempo de inactividad, debes ir poco a poco, reduciendo cualquier posibilidad de sufrir lesiones más graves que puedas lamentarte.

Que son los entrenamientos pasivos

¿Qué es lo mejor para entrenar y quitar agujetas?

Son muchas las teorías de los entrenadores, para las personas novatas creen que seguir entrenando es un buen remedio, ayudando a tu músculo recuperarse y reducir el dolor.

En cierta parte, no es un mal para echarte a morir. Un caso práctico, una persona que se inscribe en un gimnasio y entrenas el día lunes (tren superior), entonces día martes o miércoles, entrenar (tren inferior).

Con eso le das posibilidad a los músculos a tener el correcto descanso, ten presente que hay ejercicio que trabajan de forma directa o indirecta todos los músculos.

La otra opción es el reposo, tomarte un día o ir con intensidades menores. Muchos aprovechan ejercicios o entrenamientos pasivos para su recuperación. Digamos que eres un corredor, el entrenamiento en general se basa en ejercicio de fuerza, cuesta, velocidad y carreras largas.

Imagínate que el día lunes aprovechas a ejecutar tu entrenamiento de fuerza, para el martes trabajas cuestas, si sigues esa secuencia, el miércoles tu cuerpo estará fatigado, acá puedes tomar ese día de descanso o hacer un entrenamiento pasivo. Lo que ayuda a tu recuperación y seguir de esa forma completar tu rutina de entrenamiento.

Este es un típico ejemplo de un deporte, tú debes buscar cuál es la mejor planificación dependiendo de tu rutina diaria.

¿Qué son los entrenamientos pasivos y sus objetivos?

Los entrenamientos pasivos son rutinas que buscan realizar movimientos regulares para ayudar a las contracturas y tensión de los músculos o articulaciones.

El trabajo es mover tu cuerpo, hasta el punto de estirar. Ciertamente, lo más popular de los entrenamientos pasivos son rutinas sobre flexibilidad.

A lo largo del tiempo, se ha visto la importancia de clases de yoga, pilates, natación, caminar o el mismo baile.

La base para agregar estos entrenamientos es que si entrenas un deporte X, donde tienes mucha exigencia, necesitas dejar un día para realizar una recuperación más completa. Por lo menos, eres amante del entrenamiento de fuerza, te ayudará mucho añadir entrenamientos como la flexibilidad, yoga o pilates.

Porque trabajas algo que no harás en el gimnasio, así mismo en cualquier deporte. Supón que eres amante del yoga, entonces ese es tu deporte base, puedes mezclar con clases de baile o natación, es algo completamente diferente que para un día de recuperación ayuda.

En cierta parte es un consejo para los grandes atletas, personas que solo entrenan por mantener su salud, sentirán agujetas, solo que como tienen más tiempo de descanso, no tendrán problemas para su recuperación.

Si te das cuenta, realizar deporte o alguna actividad física es un juego de planificación, que te dará los mejores resultados a largo plazo.

quitar agujetas

¿Cómo saber si es dolor o agujetas?

Siguiendo el orden de ideas, elemental darte cuenta de esta diferencia. Ya que el dolor muscular suele ser señal de efectuar un buen ejercicio, todo normal y saludable, el problema es cuando pasa a mayores.

Las agujetas es un malestar general, extendiéndose en una gran área y desaparece entre 2 a 4 días. En cambio, una lesión es un dolor agudo en una zona localizada y permanece más de tres días, hasta empeora al pasar los días.

Los consejos suministrados hasta ahora, es para lidiar con las agujetas y que este pequeño dolor, no se convierta en una lesión.

Trabaja escuchando tu cuerpo, realiza actividad física de forma correcta, no exageres sobrepasando tus límites por necesidad. Entrenar debe ser un disfrute para sentirte bien e ir mejorando con el tiempo.

Exagerar puede significar una lesión que te lleve a un retroceso peor. Ese es el truco de los grandes profesionales saber planificar, agregando en su vida buena alimentación, excelente descanso y mucha hidratación.

Aplica la recuperación activa para curarte rápidamente, si crees que las agujetas o lesión posee un dolor de gravedad, lo más práctico es hacer terapia de hielo y calor, motivándote a reducir la inflamación y dolor. Busca ayuda de un profesional como un fisioterapeuta si no ha desaparecido el dolor en un par de semanas, las lesiones que no se abordan, suelen llevarte a consecuencias más graves y que puede afectar permanentemente el músculo.

Entrena con conciencia y organización, notarás magníficos resultados a largo plazo, dependiendo de tus objetivos personales.

Piensa como deportista elite que cuida hasta el más mínimo detalle para evitar lesiones y superarse cada día más.

¿Te ha resultado útil este post?

Sigue Leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir